street-marketing2

Street Marketing: cuando las calles se ponen guapas

Cuándo las calles se visten de Street Marketing y se convierten en escenarios improvisados a la vez que protagonistas de cuentos preparados, es fácil meterse en escena y quedarse embobado cual espectador ensimismado.

Por unas horas las calles pasan de ser el suelo que todos pisamos para convertirse en la Cenicienta del cuento. Pues llega un hada madrina llamada Marca que está dispuesta a gastar mucho dinero en hacer de una calle normal un escenario único e inolvidable, donde se sucederán experiencias más inolvidables aun. Lo dicho esta hada madrina vestirá a la calle para la ocasión sin escatimar en florituras, y no solo su nuevo vestido será protagonista también lo será la ubicación que se elija y el motivo final que se persiga y el formato que se elija para sorprender a los transeúntes. Pasada la media noche la Cenicienta se volverá a convertir en una calle corriente que solo sirve para ser pisada y  que lleva de camino hacia otros lares a sus transeúntes que van pensando en sus cosas sin prestarle ninguna atención.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Photo credit: Google images

Todas las calles sueñan en convertirse en la Cenicienta del cuento, en transformarse en escenario de nuevos sueños, nuevas sensaciones, nuevos retos, pero sin embargo son muy pocas las protagonistas de estas historias y tan afortunadas, que las probabilidades se hacen diminutas, aunque no por ello las calles dejaran de soñar en convertirse por unas semanas, día o escasas horas en  Street Marketing.

El problema viene cuando algunas calles que se vistieron de Street Marketing alguna vez, se pusieron tan guapas, que se niegan a quitarse su vestido de princesa, porque de repente sienten vergüenza de estar desnudas, ademas ha sido tan acertado su vestido que hasta los transeúntes se habían habituado a el y también prefieren que se queden vestidas. Y es que sin sospecharlo han adquirido un elemento humano del que no es fácil desprenderse. La espectacularidad de su formato es tal que ya no es fácil imaginarse sin él.

Síntoma de éxito ¿ no creéis?

Acortando distancias. Trazando puentes. Comunicando.

Y tú que opinas?