IMG_0012

Solo se vive una vez

Todos lo hemos sentido alguna vez estoy segura, imagino que es innato a sentirse vivo, esa sensación de que no sé porque no me atrevo a hacer X si total sólo se vive una vez y además estoy seguro que para <<cuando llegue el día del último viaje y este al partir la nave  que nunca ha de tornar “como decía Machado en Campos de Castilla>>, pensaré ¿ Pero qué tonta que fui ? ¿ Por qué no me arriesgue y disfruté y me reí de todo y dejé de preocuparme por chorradas en lugar de aprovechar el tiempo al máximo? Y pasé más tiempo con mi familia y menos con lo que llamamos compromisos, y escapadas sin preparar con lo puesto y viajes todos los posibles y más. ¿Os suena esta cantinela? Lo mismo no os complicáis la vida tanto como una servidora, pero es algo que siempre he pensado y creo que nunca había dicho en voz alta o en voz escrita como hoy y quería compartirlo con vosotros.

La primera vez en mi vida que de verdad me atreví a hacer un cambio de vida radical, sentí que por una vez estaba haciendo exactamente eso, me estaba atreviendo y de verdad que nunca me sentí tan viva antes.  Atreveros a hacer algo que os pida el cuerpo y hasta ahora no habéis tenido agallas por el que dirán, por la idea de pensar es una completa locura. Porque si lo pensamos un poco ¿ es que acaso la vida no es una locura?, pues si de principio a fin una locura preciosa y dramática marcada siempre por un hilo temporal, por un principio y por un fin. Ahora posiblemente estemos a mitad viaje, si nos lo pensamos mucho en un abrir y cerrar de ojos nos veremos en el otro extremo de la orilla <<casi desnudos, como los hijos de la mar>> quizá te vayas sin saber que se siente. Siempre se debe mantener un límite de cordura, que esto no sirva como excusa para rendirse y tirar la toalla, al contrario mi intención es darte el empujoncito que a lo mejor te falta para atreverte a soñar alto y dejar el que dirán, los perjuicios aparcados, porque lo único que hacen es obstaculizar tu camino, no aportan ningún valor.

IMG_0012

Este pensamiento que creo que debería acompañarnos a diario suele visitarnos cuando por unos escasos minutos eres consciente de tu vulnerabilidad como ser, vamos que hoy estás aquí y mañana te has tenido que ir para no volver, así de heavy y así de sencillo.

Simplemente vive y deja vivir, algo que debería ser muy fácil y a veces nosotros mismos lo volvemos complicado, quizá por nuestra condición humana.

Tanto si saltaste las hogueras de San Juan en la noche más mágica del año dejando atrás los malos augurios, como si no, hoy estrenamos el verano y que mejor momento para sentirse vivos y empezar a vivir de verdad si todavía no te has atrevido. Feliz Verano a todos.

Y tú ¿Me cuentas cuándo te sentiste vivo? ¿ En qué te atreviste?

Acortando distancias. Trazando puentes. Comunicando.

Y tú que opinas?