VIAJE ESTAMBUL 146

Estambul, Adamar Hotel: un cuento para volver

Dicen que un viaje siempre es una buena idea, para mi fue mucho más que eso, fue un renacer de mis cenizas, una brisa fresca, aromas nuevos, intensos, tejidos exóticos llenos de color acompañados siempre por el aroma del te turco, en especial el te de miel, que a todas horas ofrecen por doquier. Fue un punto de partida, una forma de empezar de cero con la mejor compañía y una semana inolvidable sin duda en el mejor hotel.

Hoy os presento no sólo lo que para algunos será un nuevo destino a visitar, para otros quizá os pique la curiosidad y en especial se lo dedico a una amiga que en pocos días se irá para allá y mi objetivo con este post en realidad son dos: por un lado contagiaros la magia de Estambul y por otro que le entregue una copia al recepcionista del mejor hotel de Estambul, Adamar Hotel, se llama Halil y esta aprendiendo español y me haría ilusión que lo practicara leyendo esta historia en la que tanto él, como sus compañeros y el hotel también fueron protagonistas, porque cada recomendación que nos hicieron fue un éxito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Adamar Hotel esta situado en pleno centro histórico en Sultanahmet a dos minutos de La Cisterna y 5 minutos de la Mezquita Azul y Santa Sofía, tres de mis lugares especiales de Estambul. Casi han pasado 4 años del aquel inolvidable viaje y sin embargo a día de hoy mantengo contacto con las 3 personas que trabajan allí y que desde el primer momento nos acogieron y nos hicieron sentir mejor que en casa. Eso es lo que marca la diferencia de un buen hotel, su mayor activo, las personas que trabajan en él y en este caso confluye que el hotel además tiene una situación privilegiada para hacer turismo y cuenta con uno de los mejores restaurantes de Estambul en la terraza del hotel, que os prometo que tiene una de las vistas más inolvidable de la ciudad. Desde la terraza te parece que si alargas la mano puedes tocar Santa Sofía.

 Terraza Adamar Hotel  Photo credit: Pablo Bernabeu

A dos minutos del hotel puedes ser protagonista durante la comida o la cena de una de las escenas de “La pasión Turca ” rodada en el Restaurante “La Medusa” que recomiendo totalmente. Más allá de la foto con los cojines multicolores, sentados en el suelo, la comida es exquisita. En general en Estambul me llevé una grata sorpresa en su gastronomía, mi primera percepción es que sería muy especiado o picante y se come de lujo en restaurantes buenos, por el precio de un restaurante de clase media en España.

Yo no sé que tiene Estambul, pero a mi me enamoró, sus aromas, sus colores, sus gentes, quizá es porque tiene un poco de todo roza el exotismo de la cultura oriental, sin embargo es una ciudad muy occidental, exceptuando EYUP en domingo, que ahí si sentí el Estambul profundo, las peregrinaciones al Mausoleo de Eyup y el espectacular atardecer desde el Cafe Pierlotti. Para llegar al Café más antiguo de Estambul es toda una experiencia, tendréis que coger un funicular y subir la falda de una montaña que es un cementerio, pero mirar si vale la pena!!

Cafe Pierloti

Dejarse llevar una mañana entera por los bazares es algo obligatorio y no sólo para mujeres, sencillamente es una experiencia religiosa, al menos para mi así lo fue. EL Bazar Egipcio o Bazar de las Especies me encantó, es una provocación a los sentidos, en especial al sentido del olfato. Siempre he dicho que no lo tenia desarrollado os aseguro que nunca había percibido tantos aromas juntos, mezclados. Todavía conservo un poco de canela que compre a precio de oro y la reservo para ocasiones especiales.

Si este bazar seduce el sentido del olfato, espera a conocer el Gran Bazar, es uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo y se extiende por 45.000 metros cuadrados, aquí te seducen el sentido de la vista hasta tal punto que puedes acabar perdido en medio de un laberinto de calles que no terminan nunca y dónde puedes encontrar cualquier objeto imaginable e incluso algunos que no sabes ni que existían. Pero los colores, los fulares, las alfombras…un sin fin de provocaciones a las que debes por respeto regatear y conseguir un 50% más baratas. La historia es que de por si son baratas lo que acabas gastando bastante más de lo esperabas, pero es una vez en la vida o dos espero.

No os lo gastéis todo en el Gran Bazar, no dejaros seducir por completo, dejar algo para Casa Pedro. Fui por recomendación del hotel y las expectativas fueron más que superadas y hasta aquí puedo leer, bueno seré buena, su especialidad son los bolsos y los relojes y aquí posiblemente es el único lugar de Estambul dónde no se regatea, si queréis saber más tenéis que ir a dos minutos del Adamar Hotel.

Las compras no son el único atractivo de Estambul, hay muchísimas cosas para ver a parte de las Mezquitas, os recomiendo visitar el Palacio Topaki por supuesto, que esta junto al Museo Arqueológico, que bien puede ocuparos mañana y tarde. 

La parte más occidental de la ciudad la encontraéis en Istikal Caddessi. Para llegar alli desde el puerto de Eminonu, donde se encuentra la Torre Galata, podéis coger el único metro tunel de la ciudad que tiene dos paradas y al final de Istikal Cadessi os encontraréis con la famosa Plaza Taksim

Si queréis hacer un viaje al pasado os recomiendo a primera hora visitar el Palacio Dolmache, precioso y desde alli esta muy cerca el puerto para hacer un pequeño crucero atravesando el Bósforo y  traspasando la frontera con Asia o hacer el recorrido para visitar las Islas Principe o Isla Buyukada. Allí no tienen vehículos a motor así que es como viajar al pasado dónde el único transporte posible son los carros de caballos para a travesar la isla.  El único problema que encontramos allí a pesar de ser un lugar que vive del turismo, a diferencia de Estambul, que son políglotas aquí solo no hablaban ni español, ni inglés, ni francés, ni alemán, con lo que es toda una aventura acordar cuánto te cobran por el paseo en el carro de caballos.

Como veis este viaje es un mundo de sensaciones, una provocación a los sentidos y desde mi perspectiva fue mucho más que un viaje, volví renovada y llena de fuerza para emprender lo que para mi fue una nueva vida.

6 pensamientos sobre “Estambul, Adamar Hotel: un cuento para volver”

  1. Creo que viajar es una de las mejores cosas que se pueden hacer en esta vida, y si tienes la fortuna de hacerlo con buena companyia se convierte en un placer incomparable. Con este post dan ganas de coger el primer avion e irse a Estambul!

    1. Me encanta que me digas eso y ojalá pronto tengas la poportunidad de visitar esta ciudad que ya te adelanto en el post que es una seducción a todos los sentidos. Un abrazo Jorge! Gracias por compartir;-)

  2. Dentro de unos días salimos camino de Estambul, como no había habitaciones en el hotel Adamar, nos hospedaremos en el hotel Merial que es de los mismos que el Adamar que mencionas. Muchas gracias por toda tu información me ha sido muy útil. Saludos

  3. En primer lugar agradecerte la información que facilitas y con el cariño que lo haces, el próximo día 4 de Octubre partimos para Estambul, he tenido la suerte de encontrar habitación en el hotel Adamar, que como describes te encanto. Espero volver con las mismas sensaciones que tú, viajamos por 5 días y espero organizarme bien para no perdeme nada. Reitero el agradecimiento, un saludo.

Y tú que opinas?