Cuando los niños se convierten en maestros de los padres

Que la tecnología avanza muy deprisa ya lo sabemos todos, pero la pregunta es: ¿Somos conscientes del desfase tecnológico que sufrimos la mayoría? O mejor dicho ¿Sabemos manejarnos para ayudar a nuestros hijos como lo han venido haciendo nuestros padres cuándo nosotros éramos pequeños?

Como todo en la vida respecto a un tópico o tema puede haber gente a favor o en contra. La cuestión es: ¿ Tenemos opción de huir de las tablets,  androidiphonemac,  pc ,  ipad y todas esas palabrejas que nos acompañan a diario?

leticialledo-niños

Con todos mis respetos a los detractores en estas materias, en mi opinión me temo que muchos no podemos escapar a por lo menos estar al día. No hablo de ser expertos, porque personalmente tampoco creo que se pueda llegar a ser un experto, por la velocidad en la que se acontecen los cambios y avances, hablamos de ser usuarios, de saber movernos por la red y con los nuevos dispositivos móviles.

En muchos colegios ya quedaron atrás los libros y cada vez son más los centros educativos de primaria y secundaria que apuestan por la educación innovadora con las tablets en detrimento de los libros de toda la vida. Argumentos a favor y en contra los hubo, los hay y los habrá. El kit de la cuestión es que no estamos hablando del futuro, las nuevas tecnologías llevan el nombre de presente y avanzan pisando fuerte. Es responsabilidad de cada uno querer unirse a la carrera y convertirnos en corredores de fondo porque una vez sales a la pista ya no puedes dejar de correr, o por el contrario quedarse fuera y aislarse de lo que hoy ya es una realidad. El problema viene cuando tus hijos te necesitan y tu no sabes como ayudarles. Es entonces cuando los hijos en muchos casos adquieren el rol de maestros de los padres.

 leticialledo- niños maestros

El otro día cenando con una buenos amigos salió este tema a colación y me sorprendió ver que algunos de ellos estaban en contra. Alegaron razones muy respetables como la distracción que les puede suponer a los niños, aunque llegamos a la conclusión que se puede limitar el uso que se les da las tablets, también comentamos el precio/ duración de la tablet aunque en muchas ocasiones se iguala o incluso reduce en comparación al precio de los libros, dependiendo si valoramos la vida de la tablet en 3 o 4 años.

Yo soy de la opinión de que este cambio será positivo, porque todo lo que sea alienarse con el presente tecnológico es positivo para nuestros hijos y de rebote también para los padres porque nos incentiva a estar más al día para enterarnos de lo que se cuece en el colegio. Las personas de mi generación, la generación del 80, hemos crecido sin Internet y sin móviles, conocimos su nacimiento y fue en la universidad cuando empezamos a utilizarlo y armarnos de paciencia cuando las páginas tardaban siglos en descargarse. Eso ahora parece ancestral y estoy segura que de aquí a 5 o 6 años también veremos como ancestrales los antiguos libros de texto y las pesadas mochilas que solíamos arrastrar a veces más grandes que nosotros mismos.

Nuestros hijos han tenido la suerte de ser nativos digitales, han nacido en pleno apogeo de la tecnología y ya con 3 o 4 años manejan las tablets con una soltura asombrosa. Acortemos su camino, tracemos puentes para que ellos aprendan sin esfuerzo, al igual que se aprenda una lengua materna, con naturalidad. Muchas veces sufrimos del efecto resil que os contaba en otro post. Yo os animo a mirar al pasado con nostalgia pero sin dejar de estar en el presente tecnológico.

Acortando caminos. Trazando puentes. Comunicando.

 

3 pensamientos sobre “Cuando los niños se convierten en maestros de los padres”

Y tú que opinas?