2365825942_30829c3bca

And in the end the love you take is equal to the love you make

Experiencias personales me han demostrado que cuando tu vida parece hundirse, el interés y el morbo hacia tu persona crece de forma desorbitada, sin embargo cuando las cosas te van bien e incluso cuando estás de enhorabuena, te llevas sorpresas y decepciones al ver que no es para nada proporcional el interés que despiertas en esta ocasión, en comparación cuando tu vida se hundía y casi preferías que te dejaran en paz. Y os pregunto, ¿ Por qué creéis que ocurre esto? Seguro que en alguna ocasión os ha ocurrido algo parecido.

2365825942_30829c3bca

Ante esto es evidente que lo mejor es no dejarse dañar por las reacciones ajenas, nunca perder el foco que alumbre tu objetivo, pero seamos honestos, somos personas y tenemos un corazoncito y en ocasiones es inevitable sentirse decepcionado. Cuando esto me sucede siempre recurro a lo mismo, por si te puede servir, centro mi pensamiento y mi energía en aquellas personas que realmente aportan valor a mi vida y que saben además de llorar, alegrarse conmigo. Al fin y al cabo somos lo que somos.

Y es curioso, pero cuando ayudas a los demás, participas en proyectos sin ánimo de lucro, disfrutas y te alegras por el bien ajeno, recibes multiplicado el bienestar y la felicidad.  Ya lo decian los Beatles: “And the end the love you take is equal to the love you make”.

¿ Estáis de acuerdo?

Acortando distancias. Trazando puentes. Comunicando.

Y tú que opinas?