Estambul, Adamar Hotel: un cuento para volver

Dicen que un viaje siempre es una buena idea, para mi fue mucho más que eso, fue un renacer de mis cenizas, una brisa fresca, aromas nuevos, intensos, tejidos exóticos llenos de color acompañados siempre por el aroma del te turco, en especial el te de miel, que a todas horas ofrecen por doquier. Fue un punto de partida, una forma de empezar de cero con la mejor compañía y una semana inolvidable sin duda en el mejor hotel.

Seguir leyendo Estambul, Adamar Hotel: un cuento para volver